Pasión por la bici

FullSizeRender (2)Miguel Francisco García Jiménez así se llama nuestro cicloturista de mayor edad, 73 años, casi nada. De profesión Maestro (38 años ejerciendo de maestro de Plástica y Tecnología), que se le nota bien en el trato, ya que es de charla tranquila y conversación afable. Humilde y enamorado del ciclismo y de su Vitus a la que cuida con mimo y con la que habrá hecho más de 200.000 kilómetros. Sólo el año pasado acumuló 11.132 km.

La afición de Miguel con la bici nació poco a poco, ya que sus pasiones han sido la caza, la naturaleza, los animales y la cría de palomas (colombicultura, se llama). Un día al terminar el curso le fue a comprar a su hijo una bici (una Orbea Laser blanca) y la empezó a coger él al ver el poco uso que se le daba, verano, vacaciones y días libres….así hasta que casi sin darse cuenta le cogió “una afición increíble”.

Saliendo con su grupo uno de ellos tenía una Vitus Violeta y se enamoró de ella, se llevaba y se lleva muy bien con el gran mecánico Luis Luengo y le confió el encargo “hazme con una Vitus”. Rememora Miguel con una sonrisa y los ojos brillantes de ilusión el día que le llamó Luis y le dijo “ Miguel, tengo aquí tu bici”. Montada en Campagnolo sólo le ha dado alegrías y el compartir buenas compañías como: Quique Oterino, Rafa Luna, Pedro Alcalde, Domingo Martin, Graci San José, Ramón Hierrro, José Mª Fraile, José Cuadrado, Paco Medina, Manuel Merchán, Juan Vicente, Martín, José…. Y tantos otros compañeros del Grupo de la Glorieta.

Martes, Jueves, Sábado y Domingo sale a entrenar, una media de 60 km en 3 horas más o menos y si él es conocido en el ciclismo Salmantino su bici no lo es menos, tanto que en las épocas de mayor afluencia por el camino de Santiago de nuestra provincia no le es raro oír “anda, mira pero si es una Vitus...” A Miguel le hacen gracia éstos comentarios porque sobre todo se lo pasa bien en la bici, ahora menos pero aún hoy sigue marcándole pequeños sprints a sus compañeros de grupeta. Fátima, Dori, Agustín Tamames, Luis Luengo, José Mª Fraile han pedaleado junto a él y alguno sino todos se han “marcado algún que otro sprint”.

Le preguntamos a Miguel: ¿Y qué te llevas de avituallamiento? Y nos responde con una carcajada “es que soy muy goloso, no sé si decírtelo, bueno está bien, turrón de yema tostada en barritas que vienen ya envasadas individualmente”. “Tengo también más opciones cuando se me acaban, Pan de Cádiz, pan de leche con membrillo, higos turcos, es que no soy de barras energéticas”.

Miguel, si tuvieras que quedarte con un corredor, ¿cual sería? “Induráin, sin duda alguna. Aunque también me gustaban Chiapucci y Greg Le Mond”.

Para terminar Miguel, si tuvieras que decir lo que te aporta la bici y por qué la practicas a pesar de que hace 10 años tuvieras esa caída tan grave que te tuvo 1 mes en el hospital…que no queremos entrar más en el tema porque todavía te hace daño.

“Ufff, bueno, primero sigo montando en bici porque seguí el consejo de Luis Luengo que me dijo, Miguel en cuanto puedas vuelve a subirte en una bici y así lo hice. Según mi experiencia la bici te enseña actitudes que sirven para la vida. Si eres mal comedor si montas en bici para poder hacerlo más a gusto te haces mejor comedor, si bebes, para estar bien dejas de beber y trasnochar porque tratas de cuidarte. Sirve para la convivencia ya que tiene muchos valores extrapolables a la Sociedad”.

Y así terminamos de hablar, Miguel hace tiempo que nos ganó, pero hoy lo ha hecho un poco más porque hablando con él siente uno que vive el ciclismo como un estilo de vida y que aconsejaría a muchas personas que lo practicaran.

No podemos terminar sin comentar lo que nos dijo casi emocionado “en casa siempre me han apoyado y eso que cuando salgo veo sus caras, sobre todo tras el accidente entrenando, de angustia por pensar que me pueda caer. Pero nunca me dicen nada y eso no tiene precio”. Pues es verdad Miguel, que Suerte de familia tienes y qué ejemplo de cicloturista y cicloturismo que nos has dado.